Restos Arqueológicos

RESTOS ARQUEOLÓGICOS

PREHISTORIA

San Vicente de Alcántara se encuentra en una comarca que forma parte del importante foco megalítico que se desarrolla entre el IV y III milenio a.C. en el centro-oeste de la Península Ibérica, conservándose numerosos dólmenes, tumbas, menhires y pinturas rupestres. Estos restos prehistóricos ponen de manifiesto la ocupación del territorio en el Neolítico y Calcolítico, aunque también han aparecido herramientas líticas del Paleolítico.

  • Poblados: la Galana de Mayorga, Alcornocón, Malpaso y Villavieja.
  • Dólmenes: Juan Durán I y II, Anta y Turma, Villavieja, Mayorga I y II, Argaminos, Piedrabuena y Torrico de San Pedro.

Dolmen del Alcornocón: también catalogado como Juan Durán I por encontrarse cerca del entorno, es el mejor conservado del conjunto sanvicenteño. Incompleto en la actualidad, cuenta con cuatro ortostatos verticales de granito. Se intuye que debió contar con siete ortostatos para completar la cámara circular, con un pequeño corredor de acceso al dolmen.

Dolmen del Careo de Anta y Turma: asentado a la orilla de la rivera del Fraile, no destaca por su estado de conservación, ya que es pésimo, sino por la envergadura que en su origen tendría y por su decoración a base de cazoletas. Posee un corredor de acceso, siendo uno de los más grandes del entorno sanvicenteño, con 12 metros de largo. 

Dolmen del Torrico de San Pedro: situado en la ladera del Torrico de San Pedro, dentro de la finca La Corte y sobre la loma del Morrón de la Cierva, se sitúa este dolmen de corredor largo. Cuenta con una cámara de siete ortostatos de granito y cuarcita, con un diámetro de 2 metros. Es uno de los mejores dólmenes conservados de los nueve que componen el catálogo del término sanvicenteño. 

ÉPOCA ROMANA

En la época romana fue numerosa la población diseminada en San Vicente de Alcántara, como así demuestra el hallazgo de estatuas, mosaicos, aras votivas, tégulas, basas y fustes de columnas, pesas de telar, sarcófagos o calzadas. También destacan las villas agrícolas, como la de los Torrejones, Solana de Mayorga, Villavieja, El Sesmo, San Antón, El Espadañal, Malpaso, Fuente Blanca, El Tarro o la Torre de Albarragena.

  • Ara funeraria en honor a Camilus (Museo del Corcho): destaca por su buen estado de conservación, y fue hallada en el Valle Grande en 1965.
  • Calzadas romanas de Villavieja y Malpaso

Tumbas antropomorfas: existen numerosos ejemplos, entre los que destacan los de la finca “El Alcornocón” y las de la zona de Malpaso.